Google Manufacturer Center ofrece a los fabricantes la oportunidad de definir sus propios productos en términos controlados por ellos mismos.